Ayuntamiento de Fuenmayor

     La procesión del día del Carmen es una tradición muy arraigada en Fuenmayor. Es tradición que las mujeres saquen en procesión a las ocho de la mañana a la Virgen y la lleven en procesión hasta su pequeña ermita situada a las afueras del pueblo en uno de los pocos días en que se abre al culto.
      Aunque en estos últimos años esta tradición está cambiando un poco y ya son también muchos los hombres que participan de esta fiesta, especialmente desde que la fiesta religiosa se completa con una serie de celebraciones festivas que hacen del día una pequeña romería en el parque habilitado en los alrededores de la ermita y que ocupa tanta la entrada del templo como el terreno de la antigua huerta que cultivaba la santera que limpiaba el recinto.
      Así, al terminar la misa, se reparte a todos los asistentes un pequeño obsequio de la parroquia y vino dulce con rosquillas para alegrar la mañana e ir pasando el día hasta que al mediodía, todos los que quieran apuntarse a la fiesta podrán participar en la comida y en la posterior sobremesa amenizada con música y canciones y que se alargará durante toda la tarde.
      La ermita del Carmen, situada a un par de kilómetros del pueblo en la carretera de la Estación es muy venerada por los fuenmayorenses. En su interior, además de la hornacina con la imagen de la Virgen se pueden ver dos figuras en piedra que representan a los padres de la Virgen, San Joaquín y Santa Ana, que parece ser fueron realizadas por un artista del pueblo de nombre Trifón.
     Pero además de su valor artístico y religioso, la ermita es un frecuentado lugar de paseo rodeada de un pequeño parque con bancos y setos que ha hecho de la antigua huerta de la ermita una agradable zona recreativa.